María Villalón

Los tejados donde fuimos más que amigos

Pedazos de soledad

 

Letra y música: Miguel Linde

Coros: Carlos Torregrosa/Miguel Linde/Inma Ortiz

Arreglos: Miguel Linde/Xasqui Ten

BMG Eleven Spain

 

He perdido mil milenios

en esconderme de la realidad.

Muero al luchar.

Y tal vez destrulla la pared

que nos mira sin decirnos nada

que importe ya.

Hoy sé gritar.

 

Y entretengo al viento  donde voy,

recordándole historias

que de hoy no pueden pasar.

Que esta voz no puede respirar

si tus manos ahora son como espadas

que hay que esquivar.

Hoy, ¿qué más da?

Todo esto pasará.

 

Y te diré "Lo siento

si pierdo el tiempo en encontrar

lo que me das"

Y esperaré tus besos.

Quizá solo me baste una oportunidad.

No tengo fuerzas para andar.

Me acuesto con pedazos de la soledad.

 

Porque aliento a cada amanecer

para soportar la verdad.

¿Dónde andarás?

Puede el mar secarse en un papel.

Puede el sol apagar cada mañana,

pero si tú no estás, hoy ¿qué más da?

Todo esto pasará.

 

(Estribillo)

 

Cada paso que se vuelve un mundo de locura,

cada instante que no tiene fin.

Cada invierno que se vuelve infierno

si no tengo tus caricias junto a mi.

 

(Estribillo)

 

 

 

Cansado de girar

 

Letra y música: Miguel Linde

Coros: Carlos Torregrosa/Miguel Linde/Inma Ortiz

Arreglos: Miguel Linde/Xasqui Ten

BMG Eleven Spain

 

Hoy el tiempo se ha parado en mi reloj.

Necesito que me quieras como soy.

Hoy las nubes no han podido con el sol

y devuelven largas cartas que les doy.

 

No hay droga en este mundo pa´ besarte.

Ni aroma ni café que prepararte,

y te quedes para siempre en el sofá.

Que este cuerpo está cansado de girar.

 

Laralarala, laralalara...

 

Hoy la luna no ha salido a pasear.

Ni los vientos tontos quieren respirar.

He lavado las dos tazas que ensucié,

esperando verte aparecer.

 

Será mejor que encienda la esperanza.

Y apague con un soplo tus palabras.

y abandones para siempre este sofá,

que esté cuerpo está cansado de girar

 

(Estribillo)

 

Rozando las penas...

porque el camino que cogiste no fue pa´ mis

venas.

 

(Estribillo)

 

 

 

Esta cruz

 

Letra y música: Miguel Linde

Coros: Carlos Torregrosa/Miguel Linde/Inma Ortiz

Arreglos: Miguel Linde/Xasqui Ten

BMG Eleven Spain

 

Desde el cero al ciento,

ya conté una vez, aunque volviese a caer.

Me entretengo y paso el suelo por mis pies

para pensar el por qué.

Te he perdido al mismo tiempo en

que mis ganas vuelven a añorar aquel abril.

 

Caigo en charcos blancos de mis lágrimas,

aunque los sepa esquivar.

Viajo a ratos largos por esta ciudad

y es que no sé donde estás.

 

Ya he probado mil maneras de soñarte

robando horas por dormir.

Y he rogado al cielo que me ayude a amarte

que busque un camino hacia ti.

 

Veo como la lluvia cae,

recorriendo el asfalto de norte a sur.

Sé que sigues bajo mis piel

revolviendo y pintando todo de azul.

Vuelve de una vez, que no logro

soportar esta cruz.

 

De pecados, 4 solo por cumplir

para empezar a morir.

Dos ó tres segundos para decidir

qué es lo que quiero de ti.

 

Y ahora guardo entre mis brazos lo importante

tratando de sobrevivir.

Y he rogado al cielo que me ayude a amarte,

que busque un camino hacia ti.

 

(Estribillo)

 

Basta un truco ,sin escudo, para ver

lo que no llego a entender.

Vivo a espaldas de este mundo y del que fue

cuando te tuve en mi piel.

Ya he pagado el precio de los ignorantes

por todo lo que pedi.

Y he rogado al cielo que me ayude a amarte

que busque un camino hacia ti.

 

(Estribillo)

 

 

 

Nueve soles

 

Letra y música: Miguel Linde

Coros: Carlos Torregrosa/Miguel Linde/Inma Ortiz

Arreglos: Miguel Linde/Xasqui Ten

BMG Eleven Spain

 

Más de nueve soles, cubriendo mi cara

de las gotitas más claras

que estos azules esconden.

 

Más de nueve sombras que calman los mares. Y el aire que escombra las calles.

 

Que vivo muerta,

que sueño con tu luz despierta.

Y alcanzo al mismo Dios

para pedirle tu amor.

 

Que vivo muerta,

callando al corazón que espera

volver a ver a Dios,

para pedirle tu amor.

Y sea lo que el más quiera.

 

Verdiales sentíos, eternas saetas

del barrio del amorío

que en mis memorias imperan.

 

Son más de nueve soles

vagando en lamentos,

por besos que roben el tiempo.

 

(Estribillo)